“La parapolítica es el más grave y mayor escándalo judicial en que estuvo implicado el Congreso que fue apéndice de su gobierno: el 39% de los senadores elegidos en 2002 y reelegidos en 2006 fueron investigados por nexos con los paramilitares. Pero la amnesia le impide al senador Uribe recordar que, siendo presidente, les pidió a esos congresistas —incluido su primo Mario Uribe— que votaran los proyectos del gobierno antes de que los metieran a la cárcel, que ellos votaron a favor de la primera reelección y aprobaron después el referendo reeleccionista para la segunda, que en buena hora tumbó la Corte Constitucional por vicios de trámite y otras irregularidades. Entonces no los consideró ilegítimos, como no consideró ilegítimo al Congreso infiltrado o cooptado por narcotraficantes y paramilitares, como parte del plan del que también hicieron parte funcionarios públicos, alcaldes y gobernadores, empresarios y miembros de las Fuerzas Militares.

El senador Uribe olvida que su gobierno también repartió mermelada y otorgó prebendas: notarías y puestos; subsidios de AIS a poderosos empresarios que financiaron su campaña; bienes de narcotraficantes decomisados por Estupefacientes, a congresistas —la mayoría azules—, para que apoyaran el cambio del “articulito” que permitió la reelección. Olvida que ad portas de ser aprobado el referendo reeleccionista, miles de millones de pesos del Fondo para la Seguridad y Convivencia —adscrito al Mininterior— fueron destinados en forma irregular para construir y remodelar alcaldías en 18 departamentos donde tenían influencia congresistas pro reelección, según denunció el entonces senador Rafael Pardo. En fin…”

via La amnesia del senador Uribe | ELESPECTADOR.COM.