El comunicado de la Fiscalía asevera que “por ser un delito de menos de un salario mínimo y por aceptar los cargos imputados, se le debe aplicar la pena más favorable”. Pero el delincuente fue considerado por el juez de tanto riesgo para la sociedad, que decidió enviarlo al pabellón número 1 de la cárcel La Picota de la capital, que tiene un hacinamiento superior al 350 %. Seguramente, después de compartir celda y estrecheces con los otros 4.088 internos, el ladrón de chocolates saldrá completamente rehabilitado de su obsesión y la Justicia le habrá prestado otro gran servicio a la sociedad.

via Un hombre irá a la cárcel por robar chocolatinas, Nación – Semana.com.