Donde las Farc todavía se sienten, la paloma de Santos vuela más alto | La Silla Vacía.