El problema no es Piketty | Dinero.com.