Al principio había confrontación con los sanitarios, discusión, pero eso nos permitió que algunos médicos se acercaran a nosotros cuando nos íbamos. Nos pedían un teléfono y nos decían: no estamos de acuerdo con lo que hacen, pero nosotros tampoco podemos dar la espalda. Posteriormente, esos médicos se hicieron desobedientes y objetores.O sea que ustedes han fomentado la objeción de muchos médicos…Por supuesto. No veían la situación. Al cuarto mes dejamos de hacer los grupos de presión y ahora a algunos médicos les hablamos directamente en Drassanes, Hospital del Mar y en Vall d’Hebron. Les mandamos a los pacientes y hacen un hueco para atenderlos.¿Lo hacen de espaldas al sistema?Nosotros creemos que era obligación del sistema atenderlos, y que ninguna ley está por encima de los derechos humanos ni de la ética profesional. Los médicos no consideran que estén cometiendo un error. No veo una actitud ni de miedo, ni de hacer algo ilegal. Son gente comprometida, algunos lo expresan públicamente y otros no, pero todos apoyan en sus horarios de trabajo. En muchos casos logran reinsertar a la gente que enviamos en un proceso de seguimiento.

via Ulisses Palomo: "El Gobierno ha declarado la guerra a los inmigrantes".