“Así como el temor latente que tienen estos líderes por la libertad de los exparamilitares que se acogieron a Justicia y Paz, ante la posibilidad de que estos últimos “busquen venganza y represalias contra quienes declararon en su contra”. Lo anterior, si se tiene en cuenta que el 50% de las victimizaciones individuales se le atribuyeron a grupos paramilitares, seguidos en un 31% 61 agresiones por actores desconocidos. La Fuerza Pública se registró en tercer lugar ostentando un 16% de las acciones, con 31 casos de presunta responsabilidad y les siguen las Farc y el Eln con un 2%, cada uno.”

via El riesgo mortal de ser defensor en Colombia | ELESPECTADOR.COM.