“La libertad del ejercicio sexual y los derechos reproductivos de las mujeres, que tiene que estar en el plano de lo privado, han sido atacados por el procurador quien los somete a su tamiz religioso y pretende imponer su ética sexual en hombres y mujeres que piensan de manera distinta, incluso al punto de pretender criminalizarlas.

Siendo así las cosas, es hora de que los diversos sectores afectados por las decisiones del procurador, y la sociedad democrática y progresista del país, le paguen con la misma moneda sancionando socialmente, en las calles, en las cátedras y en los medios a personajes como Alejandro Ordóñez, cuyos preceptos políticos no deberían hacer nunca más carrera en pleno siglo XXI, donde deben quedar solo como la simple opinión personal de un fanático más; pues precisamente la democracia se basa en el respeto de las posiciones ideológicas y políticas de todos los ciudadanos y la garantía por parte del estado da salvaguardar y hacer respetar esa libertad; de lo contrario en un futuro escenario de paz, personajes como el procurador seguirán siendo la vaca muerta atravesada, no solo en la paz sino en la democracia que requiere el país.”

via El evangelio según Alejandro Ordóñez | Las2Orillas.CO.