“Más allá de estas explicaciones, el senador Armando Benedetti dice que “queda claro que Luis Carlos Restrepo usó dineros públicos para congraciarse con la gente de ‘Pablo Catatumbo’ para ambientar la paz. Quería congraciarse con las comunidades, que no son otras que los guerrilleros bajo las órdenes de Catatumbo”.”

No sé qué es menos sorprendente, que haya pruebas frente a las patrañas de SanGui(juela) o que Benedetti muestre su inmensa ignorancia: decir que las comunidades no son otras que guerrilleros es justificar ataques contra la población civil; más aún, es muestra de cómo un político peligroso cambia su discurso según la situación. ¿No se supone que esas comunidades son las victimas de la guerrilla? ¿Si en realidad las comunidades son sino guerrillerxs, no significaría eso que las guerrillas son legítimas en aquellos territorios? Benedetti es capaz de condenar a las víctimas con tal de ganar un argumento, incluso cuando ello (a parte de poco ético) no es necesario para el argumento.

Hacer un proyecto multimillonario en comunidades de influencia de la guerrilla (donde evidente deber haber guerrillerxs… en medio de una inmesa mayoría de población civil) es ‘congraciarse’ con Catatumbo en tanto ‘muestra’ de la intención del estado de actuar contundentemente en frente a algunos problemas del campesinado (reclamo fundacional de la guerrilla), más específicamente en seguridad alimentaria (otro reclamo clave según la misma guerrilla); no en tanto transferencia directa de presupuestos estatales a miembros de la guerrilla, que es lo que Benedetti implica. Eso es impensable hasta para SanGui (incluso, espcialmente para SanGui).

Afortunadamente, si se demuestra la validez de la prueba, esta no pierde su peso y es poco probable que esta parte de la intervención de Benedetti sea parte de dicho peso. No obstante, la barrabasada está dicha, y bien sabemos que el lenguaje, las palabras, son más que vibraciones en el aire, tienen efecto en el mundo físico, en el mundo social. Así, con este tipo de perlitas nos van metiendo (de un lado y el…. mismo pero más hacia el extremo) el país desartículado e ignorante que tanto beneficia a muchxs de esxs pocxs.

via ¿Les entregó el gobierno Uribe $1.172 millones a las FARC? | Semana.com.