Respecto a las viviendas para personas desplazadas en estrato 6 en Bogotá, una aportación de alguien que trabaja en el Distrito en areas relacionadas con el proyecto. La pongo en anónimo porque surge de una conversación informal en la que pude participar, pero no he pedido permiso concreto para publicarla como pronunciamiento de un funcionario público.

Cierto que es una iniciativa con riesgos (como todas) y que puede haber faltado comunicación frente a los aspectos de fondo. Pero con el evidente potencial positivo (transformador, integrador) de la iniciativa y con el conocimiento de que visiones como la bajo citada están detrás del proyecto, creo que se trata más de algo en lo que ayudar, algo a facilitar, y no otro asunto por donde intentar entrarle a la administración distrtital solo por ‘hacer oposición’.

La iniciativa no es fácil de conseguir (como ninguna intervención social profunda), y el tener, o no, una masa de críticas caprichosas que contestar (evitando la dedicación a la ejecución del programa) puede ser buena parte de la diferencia entre el éxito y el fracaso.

Este es un proyecto a apoyar. Quienes se oponen normalmente a la administración Petro pueden seguir criticando, si lo hacen centradxs en presionar para que visiones como la de abajo sean más tenidas en cuenta – o cualquier otro modo de crítica constructiva. Esa sería la actitud democrática, la que demostraría la voluntad de una sociedad de conducirse de otro modo, la que diría ‘reconocemos los logro incluso de quien nos contradice y los apoyamos si es en bien de todxs’. Lo contrario, la crítica destructiva y caprichosa ante una iniciativa cuyo concepro es tan simple y potente, incluso si es exitosa y lo destruye, sólo sería un reflejo más de que en Colombia importa más quien lo hace que lo que se hace y que las posibilidades reales de una sociedad que incluya la visión de todxs y dignidad para todxs está más lejos de lo pensado.

Todos mis animxs a lxs ejecutorxs del proyecto.

“1. Mezcla espacial, no es lo mismo que mezcla social. Eso lo sabemos desde hace por lo menos tres décadas, cuando en Francia los procesos de mixité spatiale no arrojaron la tan deseada mezcla social. Ver texto de Chamboredon: http://www.persee.fr/…/rfsoc_0035-2969_1970_num_11_1_1610
2. Urbanizarse, ciudanizarse, mejor dicho, hacer parte de éste mierdero, sin perder la cabeza en el intento… implica procesos de formación, educación, adiestramiento y adoctrinamiento. También Francia tiene varios ejemplos de procesos de educación a los obreros cuando se construyeron los proyectos de vivienda en altura, hacia la década del 20 del siglo pasado. Mejor dicho esas frases que suenan hosrrrorochssas ala…como pues que vengan “siempre y cuando los eduquemos todos”, no son más que la cruda realidad de los procesos de convivencia que el Distrito ya ha desplegado, al sur… bien al sur… para garantizar dinámicas más amables de habitabilidad y construcción de vecindad en los espacios en altura.
3. Está muy bien que cualquier persona pueda acceder a espacios centrales de la ciudad. Es la tarea… revitalizar el centro ampliado. Garantizar a quienes por una u otro penuria han terminado por esta tierra, un lugar en ella. Un lugar digno. La posibilidad de moverse por calles pavimentadas, de no gastar tres horas al día transportándose. Es un paso adelante, preciso y necesario. Pero como señalo en el primer punto la mezcla espacial no ha sido sinónimo de mezcla social (aún con la promoción de programas desde lo público)
4. Ahora, hablando de lo público, pues la ciudad se ha hecho al vaivén de quién ha querido construir y más o menos cómo se le ha dado la gana construir. Las ciudades de Colombia son ciudades mezcladas. Si bien, en Bogotá tenemos la gran frontera de la primera que divide el sur del norte… pues entre unos y otros hay zonas mezcladas. Sin embargo, que lo haga el Distrito, que sea el sector público, el gobierno de la Bogotá Humana, Metrovivienda, quien lidere estas acciones, pues debe alegrarnos y ponernos en la disposición de acompañar procesos que ojalá restablezcan la posibilidad de pensar el tejido urbano y que no se queden en las acupunturas que hasta ahora nada han resuelto.
5. Finalmente, la pregunta por espacios públicos, colegios y mercado, es la pregunta que se hace cualquier persona, en cualquier punto de la ciudad, sobre proyectos nuevos de vivienda. ¿Si no hay pa´ los que ya estamos, cómo van a hacer con los que vendrán? Y, pues son las respuestas que hay que dar. Cómo, pues… vaya reúnase con Planeación, busque espacios, lotes, convenza al uno, al otro, en fin, muévala y gestione.

Cualquier proceso, proyecto de ciudad debe pensarse lo económico. Por redinamizar las fuerzas productivas. De lo contrario, pues vivir en las lomas gomelas o chirretas… pues a mediano y largo plazo no implicará diferencia alguna.”

——————————————————————–

“Polémica causó la propuesta de la Alcaldía de Bogotá de utilizar cuatro parqueaderos ubicados en exclusivos sectores de Bogotá para construir 372 viviendas. La idea es que allí habiten personas de estratos 1 y 2 que fueron víctimas del conflicto armado, por lo que los apartamentos serían de interés prioritario (VIP).” (http://www.semana.com/nacion/multimedia/gustavo-petro-propone-vivienda-de-interes-prioritario-en-el-norte-de-bogota/408360-3)

“Luego de que la Alcaldía de Bogotá anunciara la construcción de 372 unidades de vivienda para desplazados por la violencia en cuatro sectores exclusivos de la ciudad, el gerente de Metrovivienda, Nicolás Corzo, defendió la iniciativa precisando que hace parte del Plan de Desarrollo del alcalde Gustavo Petro.

De acuerdo con el funcionario, el proyecto no es un ‘capricho’ de la administración, sino que hace parte de toda una política Distrital que busca evitar la segregación social y promover la vivienda propia.” (http://www.elespectador.com/noticias/bogota/casas-gratis-barrios-estrato-6-no-son-un-capricho-geren-articulo-526741)