“Recuerdo la mirada de mi padre esa noche, temblando con la luz de la vela que tenuemente iluminaba el rancho, entre la rabia y el temor. De un momento para otro era un peón; de un momento para otro, lo único que tenía, después de haber poseído todo lo que necesitaba, era un patrón.”

via Ahora, imaginemos la paz | Las2Orillas.CO.