Después del show, senegalés y colombiano se trenzaron en fecunda conversación que dio como resultado el espaldarazo del africano para que  adaptara su canción. El Joe quería cuidarse en salud, los rumores de plagiador lo acompañaban desde siempre. A finales de la década del setenta Roberto Urquijo Fonseca, su compañero en La protesta, le pidió que lo ayudara a hacer una canción. Producto de esa colaboración surgió El mulato, canción que sería el embrión de la mítica Rebelión. Como El Centurión de la Noche estaba comprometido con Fruko, tuvo que firmarla con el nombre de su esposa en esa época, Adela Martelo. La disputa legal sobre la autenticidad de la letra y música de Rebeliónensombreció un poco su carrera, pero esta vez él tenía la verdad de su lado.

Aunque no siempre tuvo la razón. A mi Dios todo le debo fue uno de sus éxitos más grandes, sin embargo, al analizar la canción Ti bom del haitiano Coupé Cloué, no da mucho lugar a la diferencia. Son rítmicamente exactas. Está claro que el cartagenero, en su eterna exploración, se apropió de la zouka del haitiano. En 1998 todo Puerto Príncipe lloraba la muerte de Coupé quien se fue de este mundo sin que el Joe le reconociera la influencia que tuvo en su emblemática canción. Cuando le preguntaron por el plagio, Arroyo respondió, como cualquier Maradona, que todo había sido “producto de la inspiración de Dios”.

Los posibles plagios del Joe Arroyo | Las2Orillas.CO.