¿Qué? ¿No te habías enterado, no? Los anarquistas detenidos el lunes en el marco de la denominada Operación Piñata pretendían atentar contra la comitiva real en la coronación de Felipe VI.

Una noticia digna de copar todas las portadas durante días y ahí se ha quedado, en la página 12 de la sección nacional de El Mundo y como un punto más en el supuesto historial de los detenidos en la nota distribuida por la agencia EFE que han difundido numerosos medios.

¿Por qué éste silencio? ¿Qué nos quieren ocultar? Leyendo la noticia firmada por Angeles Escrivá en El Mundo con el titular reproducido arriba hemos llegado a una rápida conclusión: esta movida no se la creen ni ellos mismos.

“Pero sin duda, el episodio más llamativo lo constituye un encuentro para realizar una especie de preplanificación para el lanzamiento de un artefacto incendiario contra la comitiva de Don Felipe y Doña Letizia el día de su coronación, para “deslucir” y, como consecuencia, intentar desestabilizar los actos. Aunque la historia no pasase, al final, de una conversación”.

Un objetivo tan típicamente terrorista como “deslucir”, que viene entrecomillado porque a la periodista o se le ha ido la mano con el cortapega del informe policial o le han pasado algún tipo de grabación, y una “especie de preplanificación” (!) que se queda en “una conversación”. Que al final nada pero que bueno, como titular está bastante guapo así que va, adelante.

“Según las fuentes policiales consultadas, varios de los detenidos se reunieron en Madrid, coincidieron en los efectos perjudiciales del sistema monárquico, y llegaron a la conclusión de que cualquier acción,por pequeña que fuera, contra la avalancha institucional que se estaba preparando, tendría sus efectos”.

Un grupo de anarquistas se reunen para llegar a la conclusión de que la monarquía no les gusta y deciden hacer cosas, aunque sean pequeñas, al respecto. ¿En serio? Cuéntame más…

“Sin embargo, todo quedó en especulación por miedo: el encargado de lanzar el artefacto incendiario comunicó finalmente que ese día tenía un viaje al extranjero y se ofreció a reivindicar el asunto desde fuera, y su sustituto declinó hacer el trabajo por él”.

Especie de preplanificación presuntamente anarquista | Periódico Diagonal.