“El nuevo hallazgo es “muy importante”, aunque aún sea pronto para asegurar la existencia de “un gran continente”, resalta Martínez-Frías. Los datos muestran que el planeta no solo es mucho más diverso en minerales de lo que se pensaba, sino que además estos fueron transformados por el magma para dar lugar a una gran diversidad de rocas. Esto, a su vez, tiene importantes implicaciones para la posibilidad de vida. Marte pudo ser un gemelo de la Tierra mucho mejor dotado en origen para generar vida. De hecho hay la posibilidad de que toda la vida de la Tierra provenga del planeta rojo. En todo caso, la existencia de actividad geológica refuerza las posibilidades de biología en Marte. “Es esta vitalidad geológica la que crea, modifica y destruye ambientes en los que la vida puede surgir y evolucionar”, explica Martínez-Frías. “Estamos solamente empezando a comprender el contexto pasado de esa diversidad geológica en Marte”, advierte.”

via Primeros indicios de que hay un continente en Marte | Ciencia | EL PAÍS.