“La construcción de un discurso que presenta a la guerrilla de las FARC como principal azote de Colombia ha sido la constante en los medios de comunicación del país durante las últimas décadas.

Así lo indica el informe La construcción del enemigo en el conflicto armado colombiano, publicado por la Universidad de Antioquia. De acuerdo con el estudio, este hecho fue mucho más notorio durante las dos legislaturas del ex presidente Álvaro Uribe, entre 2002 y 2010.

Una línea mediática que ha pasado de puntillas por las violaciones de derechos humanos de la fuerza pública, las masacres cometidas por los paramilitares y problemas sociales como la mala gestión de la sanidad pública o el desigual reparto de la tierra.

“Se analizaron 368 comunicados gubernamentales, de las FARC y de los paramilitares, las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC)”, cuenta a VICE News, Pablo Emilio Angarita, coordinador del reporte.

“Pero encontramos sobre todo una insistencia por parte de gobierno en el que el enemigo y causante de todos males en Colombia eran las FARC. Un discurso recogido constantemente por los medios, que por lo general acá son muy acordes con el Estado, y que la población asimila y repite”, apunta el docente.

El endurecimiento del discurso contra las FARC se produjo tras la ruptura de los diálogos de paz en 2002. El ex presidente Andrés Pastrana pasó entonces a tildarlas de grupo terrorista. Pero fue Uribe quien sentó las bases de la idea de que la prioridad del país era derrotar militarmente y con mano dura a la guerrilla.

‘La peor consecuencia de este discurso es que en la cultura colombiana permanece la idea de que la solución a cualquier conflicto debe ser militar’.

Según el informe, la paz fue considerada, ya no como la construcción de la unidad nacional y la reconciliación, sino como la total aniquilación del otro. El discurso profundizó en la degradación del enemigo, cuyo exterminio sería aceptable y, sobre todo, necesario.

Una línea de pensamiento a la que siguió la creación de una serie de dispositivos de poder legales e ilegales para la aniquilación de la guerrilla, “tales como el fortalecimiento de los paramilitares, las masacres, las desapariciones forzadas, la delación, la confesión, las recompensas, las ejecuciones extrajudiciales, entre otros”, reza el informe.”

via Colombia: cómo los medios han presentado a las FARC como el principal mal del país | VICE News.