“El último post de Juan Simó (altamente recomendable) describe con claridad la situación de las diferentes serpientes autonómicas del gasto sanitario, en su inmensa mayoría muy venenosas para la Atención Primaria. Podría considerarse que parte de esa apertura tan descomunal de la boca de la serpiente (y del incremento correspondiente del gasto  hospitalario) se debe a que en éste se encuentra incluido el gasto en fármacos de ese nivel de atención. Pero aun siendo así, la evolución del gasto de personal en uno y otro entorno deja muy poco lugar a dudas.

La Atención Primaria se desangra presupuestariamente, alcanzando una situación extrema especialmente en dos de las comunidades más pobladas de España: Andalucía y Cataluña. En la primera ha pasado de estar un 15% por encima del Sistema Nacional de salud (SNS) en 2008 a casi un 15% por debajo en sólo 7 años; es decir es la comunidad autónoma que más ha reducido el gasto per cápita en Atención primaria durante la crisis.

El problema no es solamente una cuestión de dinero, con ser éste sin duda importante. La amable y cómoda entrevista realizada en el medio oficial de difusión, la cadena SER, a la nueva Consejera de Salud de Andalucía, Marina Álvarez, ilustra con claridad la importancia social que tiene la Atención Primaria en este país, incluso en una comunidad que presume de su apuesta decidida por ésta. En la entrevista de casi 15 minutos no se menciona ni una sola vez la palabra Atención Primaria, invisible para los medios de comunicación salvo en circunstancias dramáticas. Y las prioridades de intervención señaladas en las entrevistas se centran en la recuperación de la tecnología y las estructuras sanitarias perjudicadas por la crisis, los avances en la vuelta atrás del proceso de fusión-desfusión hospitalaria en Granada, la dispensación del tratamiento de la hepatitis C, la vanguardia investigadora andaluza o el desarrollo de esa nueva entelequia llamada medicina personalizada ( “personalizada, precisa, preventiva, predictiva”), cuya efectividad y eficiencia está por demostrar.

Un interesante ejercicio de ciencia-ficción sería imaginar que hubiera ocurrido si el escandaloso deterioro presupuestario hubiera afectado a los hospitales en lugar de a la Atención Primaria: si por ejemplo en Andalucía el gasto hospitalario hubiera pasado de estar 15% por encima, a 15% por debajo de la media del Sistema Nacional de salud. Resulta muy difícil imaginar que los profesionales de los grandes hospitales de Cataluña o Andalucía hubieran permanecido resignados ante un deterioro semejante.

Por el contrario la resignación y sumisión de la Atención Primaria no tiene límite. A pesar de la existencia de una insólita diversidad de sociedades profesionales de medicina de familia o general, de las correspondientes a pediatría o enfermería, de la existencia de diversos colegios profesionales o sindicatos, sus tímidas protestas no pasan de algunas declaraciones en inauguraciones de congresos (a menudo financiados por la propia administración que yugula por otras partes sus presupuestos).Siguen entretenidos en sus grupos de trabajo, sus jornadas científicas, sus cursos de formación virtual, sus premios y guías de práctica.

Se lamentan de que cada año sea menos atractivo para un joven residente de medicina, enfermería o farmacia que inicia su proceso de especialización trabajar en Atención Primaria. Un trabajo que se caracteriza hoy día por estar masificado y cada vez más estandarizado, despreciado por los políticos, invisible para los medios de comunicación ignorado por la población. Cuya carrera profesional tiene por meta alcanzar la ansiada plaza en propiedad ( nivel II) para pasar al turno de mañana ( nivel III) y acabar cerca de casa (nivel IV), tras afrontar años o décadas de precariedad y abuso ( nivel I).

¿Quién en su sano juicio elegiría ese futuro?

Mientras tanto podemos seguir tranquilos en el sillón, viendo cómo se aleja el último tren.”

Source: El Gerente De Mediado: Tranquilo majete en tu sillón

Anuncios