Bienvenidxs a LaAntiguaFrontera.

La idea que me impulsó a abrir este espacio fue el pensar que llevaba años publicando en redes sociales links a artículos que consideraba interesantes, pero que no podía regresar a buscarlos con facilidad para releer o para compartir de nuevo la información; quería organizar la información que leía en mis momentos de procrastinación. Pero solo organizar información me pareció, inicialmente, poco, así que concebí el espacio como un blog (como lo evidencia la primera introducción que se publicó); creía que tendría tiempo para escribir cosas de valor y que habría gente suficiente para establecer discusiones productivas sobre temas que considero relevantes o, al menos, interesantes. La realidad es que para poner un blog a andar con fuerza se requiere un grado mínimo de dedicación (tiempo y cabeza) que no he tenido, ni tengo en estos momentos.

La naturaleza del espacio se fue aclarando con los meses. Mi trabajo no me dejaba tiempo para escribir habitualmente; y mis habilidades como escritor siguen siendo bastante limitadas. El blog tampoco atrajo (ni atrae actualmente) un número elevado de seguidorxs… Y fue así como el espacio quedó reducido a su propósito inicial de organizar información. Eso no es necesariamente malo. Y hay alguna que otra parrafada propia: textos que han surgido de alguna conversación, situación o pensamiento concretos… textos de opinión, que, aviso y reconozco, suelen tener algo (o mucho) de panfletario -básicamente porque suelo cometer el error de escribir cuando estoy cabreado o indignado-. 

Hay bastante contenido en inglés. También hay una preponderancia de artículos sobre política, princpialmente sobre Colombia y España. Pero no se queda ahí, se pueden explorar asuntos como astronomía y astrofísica, la Tierra y sus seres vivos, el ser humano, educación, tecnología, interesantes conferencias sobre temas varios, … 

Las categorías y artículos los determinan mis intereses personales; diversos y probablemente contradictorios. Pero no por diversos abarcan todos los temas de interés ni todas las perspectivas frente a ellos; no es un espacio periodístico ni científico, aunque bebe directamente de ambos ámbitos. Resulta IMPORTANTE ACLARAR que, salvo los textos de la categoría/sección ‘Mis Parrafadas’, todo el material publicado es republicación de material publicado por otras webs. Como regla general, en el título del post se presenta el título original del texto y la fuente. Dentro del post se notará que el texto del post replicado está siempre entre comillas; en ocasiones muy puntuales hago comentarios dentro de un post: suele hacerse al inicio del post, antes del texto que se republica, y fuera de las comillas. Que en este espacio comparta contenido de otras personas no implica que esté de acuerdo con lo allí plasmado, solo implica que lo considero relevante para dar una discusión dada. 

Por el carácter de archivo y registro, conservo entradas antiguas -como la introducción original… hasta que la memoria de un blog gratuito permita-, con lo que pretendo que la temporalidad de las entradas pueda reflejar una cierta -deseada- evolución (en un sentido laxo del término).

Frente a la introducción original… Como en la misma se reconoce, tiene un tinte de izquierdismo fácil (muy similar al que critico con el resto de contenido; un contraste no-intencional, resultado de la naturaleza variada y contradictoria de mis procesos mentales). Pero, no por la mala escritura se puede descartar la idea, y menos el sentimiento; tampoco pretendía ser un texto argumentativo. En todo caso, el personaje que se presenta (Juan Gonzalez), al igual que su madre, Juana Morales, surgen de una canción interpretada por Rubén Blades y la Orquesta de Pete Rodriguez, del álbum ‘De Panama a New York’ (1970) y titulada ‘Juan Gonzalez’. El texto es una extrapolación libre de dicho personaje. 

(Actualización. Escrita octubre de 2015; publicada noviembre de 2017)


(A continuación, el texto original de presentación del ‘blog’; de finales de 2013)

Bienvenidxs al blog de LaAntiguaFrontera.

Me presento. Soy Juan González, el hijo de Juana Morales. Me han matado varias veces; muchas en la selva y en la sierra, varias en las ciudades -en sus bibliotecas, calles y universidades. Algunas veces me llamaron guerrillero, otras tantas hereje y hasta terrorista; cuando intenté explicar lo que pensaba pareció que sólo confirmaba las acusaciones de mis verdugos. Y, de nuevo, me mataron; no importó que hubiera otros seres igual de humanos a mi perpetrando realmente la violencia de que a mí se me acusaba. Muchas veces eliminaron mi existir, otras tantas mi vida fue ‘perdonada’, pero a la vez condenada a infames condiciones -dentro y fuera de las prisiones.

Sorprendentemente, algunas veces me salí con la mía; algunas veces logré romper los grilletes que me habían asignado, y pasar por encima de los obstáculos interpuestos en el camino. Algunas veces logré esquivar mi muerte, como si, al estilo de aquellxs dignxs negrxs en el Brasil colonial, consiguiera mi libertad mientras un baile con el enemigo me ayudaba a evitar sus ataques. En ciertas ocasiones conseguí que mi voz fuera escuchada o, mejor dicho, que brevemente no fuera ignorada. Entonces fui, fuimos capaces de hacer cambiar nuestras percepciones, nuestros pensamientos, nuestras relaciones y nuestras condiciones de vida. Ha sido en esos momentos cuando hemos dado pasos que se alejan de unas duras condiciones de competencia desmedida, guerra, intolerancia y violencias que la historia -y nuestra forma de caminar a través de ella- nos habían impuesto de manera aparentemente inamovible. Ha sido cuando, además de evitar morir, lxs Juanes y Juanas Gonzalez han logrado hacer de su voz un estruendo en miles de conciencias que la humanidad ha dado pasos hacía lo que -espero- quiere ser: una comunidad diversa, respetuosa, creativa y dinámica en la que cada ser que la compone pueda desarrollar los aspectos más enriquecedores (individual y socialmente) de su potencial y su personalidad; todo, claro, en el marco de una relación igualmente respetuosa con el entorno que nos abriga.

Desafortunadamente, son lxs más quienes no han querido -o no han tenido las herramientas que les permita- salir de dinámicas corrosivas como las que gobiernan los mercados financieros y que se intentan imponer cada vez más en todos los aspectos de nuestras vidas. Aparentemente, si dependiera de lxs diseñadorxs y ejecutorxs del actual modelo económico, todo sería mejor si, incluso nuestras decisiones más personales, y hasta sentimentales, las tomáramos basadxs en una estricta racionalidad económica favoreciendo la maximización de beneficios y la minimización de costos. Se les olvida decir, entre otras cosas, que su modelo de decisiones económicamente racionales solo funcionaría para agentes con información perfecta (abundante, detallada y confiable), cosa que un ciudadano promedio difícilmente conseguirá, y más aún, que en términos biológicos, el cerebro humano, en su memoria de trabajo -la que permite la toma consciente de decisiones- solo puede albergar un numero limitado de elementos y establecer un numero limitado de procesos cognitivos complejos alrededor de los mismos. Y como se les olvida comentar detalles como los anteriores, muchas personas siguen fervientemente convencidas de que dicho modelo es la mejor manera de llevar una vida y una sociedad.

Sé que parece panfletario lo dicho -grilletes impuestos, diseñadorxs y ejecutorxs del modelo económico, etc.-. No me preocupa ahora mismo. Creo que está fuera de mi alcance -y del de la mayoría de personas que conozco- esclarecer en un post dónde exactamente están todas las falencias del sistema, demostrar que son ciertas que destapar a sus responsables. Cierto es que podría presentar algunas fuentes que den peso a varios de los argumentos aquí expuestos, pero lo considero redundante en tanto de eso se trata el resto del blog. Esperamos poder mostrar que la sociedad la hacemos personas concretas con decisiones concretas; y que por ende podemos cambiarla si nos apetece y nos ayudamos de la gran capacidad de nuestras mentes y de la enorme cantidad de conocimiento acumulado a lo largos de siglos de observación, estudio, análisis, discusión y experimentación en los diversos campos del conocimiento.

La intención es la de compartir información que nos ayude a pensar distinto, a poder ver otros puntos de vista e incluirlos en nuestras percepciones de las realidades, en nuestros análisis y decisiones. Y a partir de ahí, actuar diferente; creas las dinámicas e instituciones que queremos, y no las que nos han tocado. Espero que a través de los distintos posts se vayan dando bases sólidas para las palabras aquí expresadas, pues considero que las tienen.

La idea de este blog no es convencer, sino compartir… hechos, perspectivas, pensamientos; se trata de aportar al desarrollo de herramientas que nos permitan acercarnos más abiertamente a la existencia -realidad, llámalo como quieras- y con ello generar y concretar formas de vida más dignas y enriquecedoras para cada cual y para todxs. Queremos sobrepasar todas esas antiguas fronteras -prejuicios, falta de herramientas cognitivas, falsas competencias, etc.-, que son las que hoy nos impiden ser una sociedad más humana, teniéndolo todo para lograrlo.

No se trata de un blog científico, pero tampoco de uno de n’importe quoi. Cualquier tema considerado de interés es bienvenido, mientras sea tratado con cierta rigurosidad. Encontrarán algunas veces posts con texto y otros simplemente compartiendo elementos que pueden ser de interés -aviso que muchos de los links serán en inglés-, esperando en ambos casos que se pueda generar un intercambio de ideas al respecto a través de los comentarios y de aplicaciones que iremos añadiendo con el fin de promover la discusión on line. Aunque, como es inevitable, la subjetividad de quien escribe ayuda a moldear el texto, se intentará que los posts tengan fuentes citadas y referencias a otro material que permita corroborar la información y/o ampliar la discusión.

En los comentarios eres libre de poner lo que desees, ni más faltaba. Pero ten en cuenta que llevamos años escuchando(nos) las típicas arengas y culpabilizaciones fáciles, los lugares comunes y demás. Si vas a comentar desde la emoción, bienvenidx, pero intenta no perder la consistencia argumental; si vas a comentar desde lo técnico, bienvenidx, pero intenta no perder la perspectiva humana. En resumen, recuerda:

nosubaslavoz

Anuncios